top of page
Ancla 1

LA “DIVINA” INSISTENCIA



Observando a Fran entrar a la habitación 1606 del Hilton Garden Inn en La Sabana, hotel donde concentraríamos previo al clásico provincial, me preguntaba, ¿Qué tema puedo hablar con él que aún no se haya discutido?


Los que poco lo conocen, dirían que Francisco Rodríguez es una persona cortante, de pocas palabras, o incluso, hasta aburrido. En el equipo hay quienes lo llaman “el abuelo”, en eso si coincido con ellos, tiene una personalidad muy distinta al futbolista promedio. En mi caso, tengo la dicha de considerarme su amigo cercano y sé que eso podía ser una ventaja para mi entrevista, su apertura para hablar temas diferentes o hasta incómodos le darían un tono diferente a esta conversación. 


—  Fran, ¿Te puedo entrevistar?

 

—  Está bien, pero hágame preguntas diferentes, no lo que siempre me preguntan.

 

—  Bueno, trato hecho.


   Aunque prometí no hacerle las mismas preguntas de siempre, tuve que empezar con una pregunta sencilla para tener un poco de contexto. ¿Cómo inició Francisco en el fútbol?, y justo ahí estuvo la primera sorpresa. El goleador del Herediano, al que vemos celebrar con tanta euforia cada uno de sus goles y disfrutar al máximo del fútbol, no tuvo esa pasión desde niño. El Divino ni siquiera recuerda, como la gran mayoría de futbolistas, andar pateando una bola desde pequeño.


—  Entonces, ¿No fue algo que a usted le nació propiamente?

 

—  No, mi papá era muy fiebre para el deporte y me lo trasladó poco a poco.

Fran está convencido de que todo lo que nos gusta se debe a la influencia de alguien más, en este caso la influencia de ver a su padre viendo partidos y recordando la gran cantidad de camisas de fútbol que guardaba. Su padre se encargó de transmitir esa pasión, pero fue su madre, Kathya Mondragón, quién a pesar de no ser fan de este deporte, se dedicó a llevar a Francisco a sus entrenamientos y partidos.


—  Pero esa chispa del deporte si la tuvo desde siempre, ¿Cierto?

 

—  Claro, eso me hizo mantenerme en el fútbol.

 

—  ¿Hubiera cambiado esa decisión por alguna otra cosa?

 

—  Si hubiera nacido con la voz de Luis Miguel, hubiera preferido cantar  Dijo entre risas.

 

—  Pero si usted no canta nada.

 

—  Exacto, por eso seguí corriendo detrás de una bola  Exclamó mientras reíamos los dos.


Conforme avanzaba la conversación, me preguntaba qué había detrás de ese jugador exitoso que veían todos por la televisión. El televidente sabe muy poco de lo que realmente es un futbolista, está limitado a saber si juega o no juega, si se lesiona o está bien, si sigue en el equipo o le acaban su contrato. Únicamente las personas cercanas son testigos de las diferentes luchas que tiene un futbolista día a día.


Fran, como cualquier otro, a través de su carrera ha tenido momentos difíciles, su carrera se ha visto marcada por muchos altibajos. Ha llegado a tocar la cima del cielo siendo campeón goleador con el Herediano, jugando en el extranjero y ha tocado fondo hasta el punto de tomar la decisión de retirarse del fútbol en dos ocasiones.


A sus 23 años se dio el primer retiro. Francisco jugaba con Alajuelense cuando tuvo una etapa difícil en la que no tuvo la participación que esperaba y no logró encontrar otro equipo al cual ir, por lo que decide dejar de jugar fútbol.


Tras esta pausa, logró volver a jugar y de una manera extraordinaria, alcanzando títulos en un gran nivel, lo que le abrió las puertas para salir a jugar al fútbol colombiano. En este punto, la carrera de Rodríguez empezó a crecer aceleradamente y se esperaba que siguiera de esa manera por muchos años más. Sin embargo, cuando regresa al país, el fútbol le pone una nueva prueba, saliendo de Herediano, Saprissa y Sporting sin protagonismo y arrastrando una lesión en su talón de Aquiles.


—  ¿Pensó en algún momento que se estaba dando por vencido por segunda vez?

 

—  No, para nada.

 

—  ¿Qué pasaba por su cabeza entonces?

 

—  Simplemente necesitaba cerrar el telón y trabajar ahí, en silencio.

 

   Y así lo hizo, durante su retiro, El Divino no se echó a morir, en cambio, utilizó su tiempo para prepararse físicamente practicando diferentes deportes como el Pádel y el Tenis, pidió un plan nutricional y rutinas de ejercicio para poder mantener el músculo, mientras asistía a terapia para recuperarse del talón.


—  ¿Y la parte mental?

 

—  Mae eso es lo más difícil, usted lo sabe  Expresó con un semblante serio.

 

—  Cierto, pero, ¿Por qué lo cree?

 

—  Lo mental no es algo de lo que me puedo graduar y ya está. Hay que trabajarlo todos los días, caerse y volver a levantarse las veces que sean necesarias.


   Puedo confirmar que Fran es una persona admirable con respecto a su mentalidad y por su sobriedad para tomar decisiones. Como bien lo dice él, no es algo que se aprende una vez, es un trabajo que se hace día con día. Rodríguez confiesa que no le molesta mostrarse vulnerable al mundo y mucho de su avance mental es gracias a la ayuda del psicólogo al que asiste desde joven.


   Lo evidente es que todo este trabajo silencioso que realizó mientras las personas pensaban que se había rendido, dio frutos mucho antes de lo esperado. Regresando a la primera división con el herediano, anotando en Concacaf Champions Cup en un partido histórico ante Toluca, anotando en campeonato nacional y siendo titular con una semana de haberse incorporado al equipo.


—  Fran, ¿se veía hace un mes a como está ahorita?

 

—  Ni en mis mejores sueños, no estaba dentro mi lista de deseos. — Agregó con tono emocionado.


   La entrevista iba llegando a su fin, cuando conversábamos sobre lo mucho que mueve el fútbol al aficionado en Costa Rica, al ser el deporte que más siguen los costarricenses, las emociones son cada vez más grandes. Francisco concluye que eso nos atribuye una responsabilidad muy grande como futbolistas.


“Estamos expuestos a ser los héroes cuando nos va bien, pero es una pesadilla cuando no andamos en nuestro mejor momento, sufrimos nosotros y sufren nuestras familias también. Tenemos que saber sobreponernos a estas cosas”, Finalizó Francisco.

Escrito por: Aarón Salazar


Comments


bottom of page